Skip to content
octubre 15, 2009 / Roberto Giaccaglia

Argentina y Uruguay

Maranada

Escribo esto como quien dice al calor de los acontecimientos. Pero hay que aprovechar la bronca, y escribir rápido. Dentro de un rato se me va a pasar, y me voy a olvidar de todo el asunto. Argentina y Uruguay lo hicieron de nuevo: en el campo de juego dieron asco. Firmaron de ante mano un pacto de no agresión. Dependiendo, claro, del resultado que se diera en Chile, donde Ecuador iba a buscar un resultado muy difícil. Así que mientras aquel partido se desarrollaba, Argentina y Uruguay se dedicaron a entretenerse burdamente en el medio campo. Cuando alguna de las dos selecciones cometía el error de pasar adelante, por distracción del “rival”, o por un mero accidente, alguno de sus delanteros tiraba un centro al boleo, y fuerte, de manera tal que la pelota no le llegara a nadie, y sacara entonces el otro equipo desde su arco. Así, fueron pasando los minutos. La garra charrúa se diluyó en arañazos lejanos, y sin sentido. El peloteo argentino, por su parte, fue consustancial a lo que se pretendía: nada. Hasta que Chile, en otra cancha, donde sí importaban las cosas, hizo el gol, sepultó las posibilidades de Ecuador y así quedó certificado lo que Argentina y Uruguay habían acordado: el pase al Mundial directo para uno, el repechaje para el otro, y todos contentos. Que Argentina, hacia el final, hiciera su golcito, no cambió las cosas, pues ya todo estaba definido. Ni Argentina merece ir al Mundial, ni tampoco Uruguay. Pero el fútbol lejos está de ser un deporte donde impere la justicia. Después, en Sudáfrica, se pasará una vergüenza igual o parecida a la que se exhibió sin pudor durante las eliminatorias. La participación de ambas selecciones, si es que Uruguay consigue su lugar, será anecdótica. Jugando como juegan no pueden llegar muy lejos. Acordando partidos tampoco. Ahora Maradona saldrá a jetonear, como acostumbra, quizá también Grondona, el Padrino de todo este asunto, turbio, mafioso y feo, como el juego que esta noche pusieron en cancha Argentina y Uruguay: una estafa para el espectador, para los sueños que alguna vez se tuvieron de ver una competencia digna, y para el mismísimo fútbol… esa cosa extraña cuyo significado en esta parte del mundo se olvidó hace rato.

Anuncios

2 comentarios

Dejar un comentario
  1. DIEGOTE / Oct 17 2009 12:25 am

    Estamos en el mundial porque el Diego supo poner a Martin en el momento indicado para ganarle a Peru, y a Bolatti para ganarle a Uruguay. Eso no lo dijiste!

  2. Roberto Giaccaglia / Oct 17 2009 2:29 am

    Totalmente de acuerdo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: