Skip to content
julio 21, 2010 / Roberto Giaccaglia

En qué se están yendo los días (6)

La historia de Badfinger es una de las más trágicas del rock. Sus dos principales compositores, Pete Ham y Tom Evans, se suicidaron en 1975 y en 1983, respectivamente. Creo que ambos se colgaron, pero no estoy seguro. Evans, al parecer, se la pasaba diciendo cosas como “Deseo estar donde está él”, refiriéndose a Ham, así que terminó siguiéndole los pasos. Me acordé de ellos en estos días, y no casualmente, sino por dos episodios puntuales.
Primero porque el pasado viernes anduve por Costa Salguero, en un evento donde según los optimistas organizadores se podían encontrar más de trescientos mil objetos de colección del mundo de la música, entre vinilos, fotos, revistas, muñequitos y discos compactos… Nunca había estado allí (en Costa Salguero o en el evento en cuestión, que no sé si es la primera o segunda vez que se hace). Fue una mera casualidad que viera en los días previos, durante las vacaciones de julio, en una breve estadía por la Capital, mientras un taxi me llevaba a los pedos no recuerdo dónde, un cartelito pegado a una pared anunciando la Feria Internacional de Coleccionismo Discográfico de Buenos Aires —por supuesto, los taxistas de Buenos Aires están todos locos (el que no te roba pareciera querer inmolarse junto al pasajero en una carrera hacia la nada), y debería ser obligatorio firmar un seguro de vida antes de subir a uno de sus coches.
Vuelvo a Badfinger, y al primer episodio que me está haciendo pensar en ellos en estos días: ¡la Feria Internacional de Coleccionismo Discográfico de Buenos Aires!
Lo primero que veo al entrar, como parte de la colección particular de un expositor, pero en primer plano, es la tapa de Straight Up, tercer álbum de la banda y uno de los mejores. Es el que tiene “Baby Blue”, una gran canción, una de esas que garantiza para su compositor un sitial de honor en cualquier salón de la fama. Para mí son los fundadores del power pop, género un poco bastardeado y hasta erróneo, al que hay que tomar casi siempre con pinzas, porque dentro de él caben cosas tan buenas como Big Star y otras que no quiero nombrar.
Y ahora el segundo episodio:
El otro día estaba escuchando “Without You”, del disco anterior a Straight Up, No Dice, que me gusta bastante menos. Pero estaba escuchando esa canción, entonces, “Without You”, que hay que decir que tiene su emotividad, y viene corriendo mi mujer y me sale con fa, qué tema, que es lo que dicen las mujeres cuando de pronto escuchan una canción que las enamoró en su adolescencia, una de esas que pedían en la radio, seguramente, por las tardes, rememorando lo de la noche anterior y esas cosas. Pero mi mujer no conocía “Without You” por Badfinger, sino por Air Supply, uno de los casi doscientos artistas que la interpretaron. Sí, casi doscientos (¡200!, hasta Paloma San Basilio la cantó). Y eso que la dupla compositora, Ham y Evans, no confiaba mucho en su momento de las posibilidades de esta canción, que en su día ni siquiera sacaron como single. A uno que le gusta mucho es a Paul McCartney, que dijo que es una de las mejores baladas que alguna vez se compusieron. Yo sigo prefiriendo “Baby Blue”, pero por supuesto nadie tiene por qué hacerme caso.
A mí “Without You” me suena a publicidad de cigarrillos, no sé por qué. Es más, creo haber escuchado por primera vez la canción mientras veía una publicidad de cigarrillos. Igualmente, se haya usado o no, es fácil imaginarse el estribillo sonando y una pareja fumando en una terraza, medio abrazados y de vez en cuando fijando la vista en el horizonte, un atardecer podría ser. Si no se usó todavía, debería usarse.
Vuelvo al primer episodio, el de encontrarme con la tapa de Straight Up en la feria del vinilo, o del coleccionismo discográfico —digo del “vinilo” y no del “disco” para que quede claro y no confundamos “vinilo” con el absurdo disco compacto: la invención del compact fue un error del cual la humanidad no tardará en arrepentirse. Me dirigí raudo hacia allí, entonces, es decir hacia la colección encabezada por Straight Up, de Badfinger. ¡Y eso que no tengo bandeja giradiscos! Bueno, tenía: una Audinac, una bandeja enorme, con tapa acrílica, junto a un amplificador también enorme y dos bafles, todo de madera. Todavía está en casa de mi padre. Se le gastó la púa muchísimos años atrás, y nunca conseguimos repuesto (tiene una calco por ahí que dice que es de diamante). Recuerdo que se le podía poner varios discos juntos, cuando uno terminaba, el brazo se corría para que bajara el siguiente, que giraba sobre el primero, luego el brazo volvía a su lugar y empezaba a sonar el nuevo disco. Era un adelanto tecnológico increíble. Y sonaba bien. The Wall es increíble allí.
Pero bueno, como no puedo traerme todo ese mueble a mi casa, e intentar de alguna manera ponerlo en marcha, miré nomás la tapa de Straight Up, y después lo dejé donde estaba. Se trataba de la edición alemana, me parece, porque las demás tienen al grupo dispuesto en otra pose. La de esta es, cómo decirlo, un poco más glam: los tipos parecen querer seducir al comprador, esperando tal vez que se trate de una compradora y poder cantarle “Baby Blue”, aunque es raro que lo consigan, lo de seducir, digo, con esos peinados, esos pulóveres y esas camperas. Busqué No Dice, pero no lo encontré. No Dice tiene una tapa un poco más inocente: una chica nada atractiva posando sin embargo como si lo fuera, con ropas medio árabes me parece. En la contratapa, se puede ver el resto del cuerpo de la chica en cuestión: para mí que esta mujer se hizo una cesárea, pero bueno, eso no la inhabilita para posar de biquini, ¿no?
A la canción principal de ese disco, “Without You”, que mi mujer conoció por Air Supply, y que seguramente pidió en la radio más de una vez, enamorada vaya a saber de quién por entonces, y que muchos conocieron por Mariah Carey y los menos afortunados por Paloma San Basilio, muchos le han querido buscar la quinta pata: la del suicidio, cómo no. Es que en ella el cantante dice no poder seguir viviendo (“I can’t live, if living is without you”), así que, bueno, algo uno tiende a imaginarse que hace al respecto. Es increíble lo que hace la historia del artista con las obras que dejó a su paso por este mundo. Estoy seguro que “Without You” no nos sonaría tan triste si sus autores no se hubieran ahorcado. En fin. Incluso esta canción aparece en una escena de suicidio, en la película The Rules of Attraction, que no es tan mala (mirá vos, yo que la imaginaba en una escena feliz, una pareja fumando, mirando el horizonte y así). Pero “Baby Blue”, que para mí es mil veces mejor, diga lo que diga Paul McCartney, es mucho más feliz. Es una canción de cuernos. Fue escrita por Ham para una chica llamada Dixie, un noviazgo efímero que duró mientras el grupo recorría los Estados Unidos en uno de sus tours. Y es básicamente la canción en la que el artista busca su oportunidad para pedir perdón por dejar plantada a la mina con la que se estuvo la última noche de juerga. “What can I do, what can I say/Except I want you by my side…” y blah blah blah. Esta también fue usada en una película, una de Scorsese.
El disco Straight Up, donde está “Baby Blue”, no estaba caro en la feria, para mí que su dueño no tiene la menor idea de que es una obra que fue casi imposible de encontrar luego de la primera tirada. No sé si hubo otra hasta que apareció el CD, cosa que no extrañamente (de acuerdo con la triste e injusta historia del grupo) no sucedió hace mucho: a las nuevas generaciones no les importa Badfinger. Apple Records, la discográfica que lo editó en un principio, no confiaba demasiado en el disco, así que no hizo gran cantidad de copias, y apuesto a que nunca lo reeditó después de lanzarlo en el 71.
Vender un vinilo así es un pecado enorme. Me pregunto si algún desgraciado con suerte se lo habrá llevado.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: