Skip to content
octubre 27, 2010 / Roberto Giaccaglia

Conmoción por la muerte del Pulpo Paul

Nuestro oráculo moderno de fama internacional, incapaz de hacerle daño a nadie, puro corazón y estómago, sobre todo estómago, que nos divertía a todos con sus ocurrencias, y que amargaba a algunos, es cierto, con sus pronósticos siempre implacables, de quien incluso se decía que era el más amado y a la vez odiado de todos, pero que en todo caso siempre daba que hablar, desde que hizo su irrupción, súbita e inesperadamente, contra todo pronóstico, y apareciera en todos los canales de noticias, y hasta en las tapas de los diarios, transformándose en un fenómemo mediático, desbancando incluso a muchos periodistas presuntamente superiores intelectualmente o por cierto más especializados
que él, dejándolos en ridículo en más de una ocasión, o por qué no encolumnándolos a sus filas, cuando se daban cuenta de que al final tenía razón o que en todo caso les convenía prestarle atención, se sabe: mente superior domina a mente inferior, y a veces hasta bastaba que apareciera en televisión para que los especialistas enmudecieran, especialistas de todo rango y color, que ante él desnudaban sus propias miserias e incapacidades, dividiendo, eso sí, a toda una masa de aficionados con sus elecciones, separando las cosas con tanta determinación que asustaba, y esto hay que decirlo: muchos le temían, instituyendo la sospecha a veces, pero de cualquier manera haciéndonos creer a todos que efectivamente las cuestiones determinantes de este mundo caben en un par de cajas antagónicas, cajas abanderadas, estás conmigo o no, o bien alientas por uno o por el otro, granjéandose con ello toda una larga lista de enemistades, algunas poderosas, otras insignificantes, y por supuesto amigos, también algunos poderosos y otros insignificantes, aunque estos tal vez un poco más supersticiosos y acomodaticios que los primeros, que le brindaban pleitesía, como a un rey, dejó de existir ayer, martes 26 de octubre de 2010, en su acuario privado, lejos de las noticias y de los ajetreos que hoy cubren los medios, desatendido de la actualidad, al parecer de causas naturales. Ya se esperan calles con su nombre.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: